Quién no habrá repetido ¡Oh, capitán, mi capitán! infinidad de veces, aunque sólo sea en el silencio de un pensamiento. Como a muchos de vosotros a mi también me marcó El Club de los Poetas Muertos, una de mis películas favoritas. Hoy os presentamos un fragmento para ilustrar cómo se comporta un líder.

¿Quién es el líder? Tenemos varias opciones: el profesor Kitty, Anderson (el primero en ponerse en pie al grito de “¡Oh capitán, mi capitán!”) u Overstreet que es el primero en seguir el comportamiento de Anderson.

Como de costumbre, este no es un espacio para hallar respuestas, sino para fabricarlas.

¿Qué hace falta para ser un líder? Muchos pensarán que es suficiente con correr riesgo, tener carisma y un largo etcétera de atributos típicos de una película de Hollywood. En ocasiones, con riesgo y con carisma se comportan los excéntricos y nadie sigue a un ‘loco’.  Aunque sin esos ‘loco’ valientes que hagan excentricidades por algo que merece la pena, habría pocos líderes.

Ese es el lugar que ocupa Overstreet al alzarse e imitar a Anderson: “Este (Anderson) no es un tonto, lo que hace merece la pena, hay que seguirlo y se hace así”. Por lo tanto, sólo hace falta que otro más se suba a la mesa para confirmar a todos que Overstreet está en lo cierto y Anderson ya es un líder;

A partir de este momento ya no es arriesgado  seguir al líder (queda a vuestra elección si siguen a Anderson o a Overstreet) lo arriesgado es permanecer sentado. Aunque para hemos dicho que para liderar no sólo hace falta cierta valentía, sino que el motivo por el que nos movemos se bueno, y apoyar al profesor Kitty lo es (el comportamiento de Kitty en este fragmento no es el de un líder pero su carisma sí, ya que ha hecho que otros corran riesgos creyendo en él y mostrándole lealtad).

En resumen es necesario:

–        Un valiente que inicie la acción

–        Alguien que nos muestre cómo seguirlo

–        Que el objetivo merezca la pena

–        Que se pueda realizar

–        Los que inician el movimiento deben priorizar el mismo por encima de su propio reconocimiento

Podemos ser quien inicia la acción o podemos ser quien muestra el camino, pero tanto en los negocios como en el amor seamos valientes!!!

Firmado:

Un poeta muerto

www.psic-psicologos.com